Otoplastia

Otoplastia (cirugía de orejas)

Aunque la corrección se puede realizar a cualquier edad, es conveniente que sea en la infancia, donde las influencias psicológicas por la deformación pueden ser mayores.

Técnica:

Se hace una pequeña incisión por detrás de la oreja buscando esconder las cicatrices, se exterioriza el cartílago auricular y se retira el exceso de cartílago o se talla, de forma que la oreja pueda plegarse más y dirigirse hacia atrás en una posición natural y más cerca de la cabeza. Se utilizan puntos permanentes internos (no visibles), para ayudar a mantener la nueva forma y figura de la oreja.

Recomendaciones:

Como antes de toda operación, le indicaremos que se abstenga de ingerir aspirinas u otros anticoagulantes durante tres semanas antes de la intervención. Durante los primeros días postquirúrgicos, no use lentes para no presionar la zona, el armazón le molestará. Si tiene auténtica necesidad, pida ayuda a un especialista para conseguir algún tipo de lentes que no carguen peso ni presión sobre la zona de las orejas, abriendo mucho el armazón. Respecto a los lentes de contacto, siga usándolos como siempre.

Tiempo Quirúrgico:

1 hora.

Riesgos:

Toda cirugía lleva implícito cierto grado de riesgo, sin embargo este suele ser bajo y la seguridad se aumenta más si se elige adecuadamente al médico, éste conoce suficientemente al paciente, hay exámenes de laboratorio, y la cirugía se realiza en un lugar seguro.

Postoperatorio:

Idealmente, el niño debe quedarse en casa 1 semana tras la intervención. Los primeros días puede sentirse muy molesto pero, además, debe prevenirse la posibilidad de infección por polvo, siempre presente en las zonas de juego de las escuelas.
También se evitará la posibilidad de que reciba un golpe antes de que la cicatrización haya finalizado. Si jugando con sus compañeros el niño recibe un golpe en la oreja una vez transcurrido el tiempo del postoperatorio, obviamente le dolerá, pero no tiene por que ocurrir nada especial, la oreja no se deformará por ello. El adulto podrá regresar a sus actividades regulares 2 días después de la intervención. Ahora bien, tenga en cuenta que se sentirá molesto, por que las orejas son una zona en la que el dolor es percibido con mayor intensidad. Si puede programar la intervención dándose un poco más de tiempo, una semana sería mejor.

Resultados:

En la gran mayoría de pacientes son muy satisfactorios logrando cambiar la forma tamaño y posición de las orejas haciéndolas de apariencia normal, la mayoría de veces las cicatrices quedan ocultas.