Rellenos Faciales

Rellenos Faciales

Cada vez que usted sonríe, frunce el entrecejo o arruga los ojos, crea tensión en el colágeno de su piel. El efecto de esta tensión se acumula y después de algunos años se empiezan a evidenciar líneas en la cara. Los rellenos faciales le ayudan al paciente a corregir los surcos y arrugas de la cara sin cirugía, de tal manera que se detenga el efecto de envejecimiento.

Técnica:

El procedimiento es muy sencillo, primero se limpia el rostro y se aplica anestesia local en el área que se quiera tratar. Con sólo unos leves pinchazos inyectando relleno en las zonas a tratar los resultados serán bastante satisfactorios. Sus efectos suelen durar 6 meses. Se utilizan sustancias como el ácido hialurónico, que son completamente naturales, biocompatibles y reabsorbibles.

Duración de la Terapia:

Las sesiones suelen realizarse entre 15 y 30 minutos, pudiendo variar según las correcciones que se deseen conseguir.

Contraindicaciones:

La única contraindicación sería la alergia a la sustancia, sin embargo es difícil que una persona sea alérgica ya que el ácido hialurónico está presente en nuestro cuerpo de manera natural. Solo en un 3% de las personas que se someten a este procedimiento se presenta algún tipo de reacción o alergia.

Resultados:

Los rellenos faciales son una excelente opción para mejorar las patas de gallo, líneas de expresión, entrecejo, surcos nasogenianos y peribucales así como el labio (perfilado, aumento de volumen, refuerzo de las comisuras e hidratación labial) y la cara, el cuello y el escote para corregir los pliegues profundos.

Ventajas:

Es una técnica médica ambulatoria sin riesgo y económica que nos permite corregir o atenuar los signos de envejecimiento así como dar volumen a algunas áreas del rostro.

Efectos Secundarios:

A pesar de lo seguro que es su aplicación se pueden presentar:

  • Sensibilidad y aparición de hematomas o bultos
  • Dolor y molestias.
  • Irritación, dureza y enrojecimiento de la piel.