Láser Lipólisis

Láser Lipolisis

Método realizado por medio de un láser de Neodimio:YAG especial que permite disolver la grasa de cualquier parte del cuerpo, zonas fibróticas y de difícil acceso, evitando sangrados y recuperaciones prolongadas. La lipoescultura láser ha probado ser una forma práctica y segura de reducir excesos de grasa en áreas difíciles de modelar con ejercicio. El tratamiento es similar al de la lipoescultura tradicional: se anestesia localmente al paciente y se introduce una cánula que actúa sobre el tejido graso. El cambio principal se encuentra en la tecnología que se utiliza y los resultados que se obtienen, ya que resulta ser más eficaz y menos invasiva, con resultados más inmediatos.

Técnica:

El láser Nd:YAG de 1064 nm y su baja penetración actúa localmente a través de un proceso llamado foto termólisis selectiva. En este proceso la energía lumínica se convierte en energía calórica al ser absorbida por la grasa. Los adipocitos al absorber la energía se expanden y se rompen produciendo una emulsión grasa que es eliminada por el cuerpo a través de órganos como los riñones y el hígado.

Tiempo Quirúrgico:

De 1 a 2 horas dependiendo de sí se combina con otro tipo de procedimiento..

Riesgos

Las complicaciones se presentan en menos del 1% de los pacientes que se someten a este tratamiento, la mayoría de las veces es un procedimiento muy sencillo sin mayores efectos secundarios. Puede haber hinchazón, hematomas, dolor, posibles infecciones y tromboembolismo pulmonar.

Post Operatorio

Se recomienda un periodo de recuperación de 48 horas, posterior a eso el paciente puede volver a sus actividades normales, para empezar a hacer ejercicio se recomienda esperar de 3 semanas a un mes. Se recomienda el uso de una faja que ayude a reafirmar y moldear la figura durante un mes.

Resultados:

La lipoescultura láser ha probado ser una forma práctica y segura de reducir excesos de grasa en áreas difíciles de modelar con ejercicio. Produce menor inflamación y dolor postoperatorio, no deja hematomas y conlleva un mínimo riesgo de sangrado, ya que con esta técnica no se lesionan los vasos quirúrgicos. Los resultados finales se podrán observar al mes del procedimiento.

Ventajas:

En este procedimiento, se puede utilizar anestesia local, el paciente no sangra y es ambulatoria, así como también cabe resaltar que la producción de colágeno es también un factor adicional, el cual permite tensar e hidratar la piel al máximo, en corto tiempo.

  • Recuperación más rápida y confortable
  • Reducción de riesgo de hematomas e inflamaciones
  • Retracción de la piel
  • Anestesia local, sin ingreso hospitalario