Botox®

Botox (Toxina Botulínica)

El Botox es la única sustancia aprobada por la FDA para ser utilizada en medicina estética. Esta sustancia se aplica sobre los nervios del músculo para eliminar arrugas y brindar un efecto de rejuvenecimiento durante 6 meses. Se utiliza para evitar que se marquen las arrugas de la frente, entrecejo, patas de gallo, cuello, labios, escote, mejillas, nariz y mentón, también se puede utilizar como tratamiento auxiliar en la sudoración excesiva de axilas, cara, palmas de las manos, y plantas de los pies.

Técnica:

El Botox es una proteína natural purificada que se extrae de la toxina botulínica, la cual cuando se inyecta sobre la terminación nerviosa actúa en la unión neuromuscular evitando que se secrete la acetilcolina, responsable de activar la contracción muscular.

A partir de las 48 a 72 horas posteriores a su aplicación se pierde la capacidad del músculo de contraerse y este efecto se mantiene de 4 a 6 meses. Antes de la aplicación es importante que el rostro este perfectamente lavado y sin maquillaje, para poder aplicar la anestesia tópica. La sustancia se inyecta con una aguja muy fina, por lo que el pinchazo es prácticamente imperceptible.

Duración de la Terapia:

20 minutos y se recomienda su aplicación cada 6 meses o 1 vez al año, los efectos de la sustancia comienzan a mostrarse del cuarto a décimo día posteriores a la aplicación.

Contraindicaciones:

No se debe de utilizar e pacientes alérgicos o pacientes embarazadas.

Resultados:

El Botox le permitirá verse fresca y más joven sin necesidad de cirugía, le encantarán los resultados.

Ventajas:

El procedimiento no es agresivo ni doloroso por lo que el paciente podrá reincorporase a sus actividades de inmediato..

Efectos Secundarios:

Después de la aplicación del tratamiento puede haber dolor en el área de la infiltración, eritema, hematomas, infección, rigidez facial y se puede presentar una reacción alérgica al tratamiento, sin embargo es muy poco probable que esto ocurra.